SIMA TXIMUAKO LEZIA

El 25 de julio, nos dirigimos a la Sierra de Andía en Navarra para visitar la Sima Tximua, Jordi, Vicent y yo.

Esta cavidad es una de las clásicas de Navarra, por sus bellas formaciones y su baja dificultad técnica, alcanzando la cota máxima de -175m.

Tximua significa mono en basco supongo le dieron este nombre por las formaciones tan antropomórficas que se encuentran en su interior.

Tximua se localiza en el municipio de Bertocosa, en el límite de la Sierra de Andía y la Sierra de Urbasa. La aproximación nos costó unos 40 minutos, bastante llanos.

Cuando nos acercábamos a la sima pudimos observar una calzada romana, que antiguamente sorteaba las dolinas mediante taludes de piedra caliza a modo de camino- esa en concreto era la que unía el pueblo de Estella y Bakaikoa.

Yo en el primer muro que rodea la cavidad

Para acceder a la sima hay que entrar dentro del primer muro y desde ese mismo instalar la cuerda para el primer y único pozo aéreo de 20m. En el suelo se puede poner una chapa para iniciar un corto pasamano de aproximación a la cabecera, que quedaría por dentro del muro, usando cintas planas y protectores por el considerable roce.

Desde ahí unos metros más abajo hay que fraccionar un par de veces, hasta que el pozo se hace completamente aéreo. A los 15m hay que poner un desviador para evitar el roce de la cornisa (el que hay en fijo está en mal estado).

El material utilizado fue una cuerda de 40m, 6 chapas de spits, 7 mosquetones y una cinta larga.

Nos plantamos en una gran sala en forma de bóveda preciosa, donde el suelo es un gran cono de derrubios.

Continuamos bajando con una fuerte pendiente por un gran caos de bloques hasta un pequeño encajonamiento que nos dejó en la enorme Sala del Tximua. En esta sala están las formaciones antropomórficas, dignas de ver. Continuamos descendiendo por una gran colada y en el fondo divisamos lo que sería el lago, seco por esta época (una lástima). La sala tiene unas dimensiones de 100m de largo por 40m de ancho.

Para continuar hay que subir otra gran colada; en caso que la cueva estuviese más activa, sería conveniente asegurar la trepada de unos 35m. Una vez en la cumbre de la colada pudimos observar la majestuosidad de la sala desde otra perspectiva.

Si se quiere llegar a cota máxima hay que descender entre bloques desde la parte alta de la colada e instalar algún resalte con cuerda. Nosotros lo dejamos para otra ocasión, preferimos darnos la vuelta y disfrutar de los bellos rincones que nos ofrecía la cueva.

Sarai

Un comentario sobre “SIMA TXIMUAKO LEZIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.