CUEVA DE LOS TOCINOS

El pasado 2 de diciembre de 2021 nos decidimos a visitar la Cueva de los Tocinos, de la cual tanto habíamos escuchado hablar, pero nunca encontrábamos el momento. La meteo era muy desfavorable, hacía tan solo unos días, el Río Asón se había desbordado por su paso en Ramales de la Vitoria y Rasines, inundando así las zonas bajas.

Situación

Parece que tiene varios accesos, pero el más cómodo y directo es el del Mirador Alto de Hoyomenor del municipio de Guriezo. Si vienes de Ramales, hay que ir en dirección Ampuero y de allí coger la carretera CA-510 hasta llegar a lo alto de la colina, dónde dejaremos el vehículo. Si el vehículo es 4×4 incluso se puede acercar más para el inicio de la aproximación y así también evitas andar por la carretera (aunque es poco tramo).

Un poco de historia

Fue descubierta en 1978 por la S.E. Ingenieros Industriales de Madrid, quienes la dieron por explorada y alzaron la topografía en 1980. También establecieron la relación hidrológica con las otras cavidades de alrededor.

La cavidad forma parte del sistema subterráneo de drenaje de las depresiones de Hoyomenor. La resurgencia probable de las aguas se encuentra en la Cueva 5 de Solamaza en Ampuero.

Descripción

La cavidad tiene un desarrollo de 3.616m. En cuanto a la profundidad no he encontrado información.

La entrada es grande, aunque sino estas cerca no la puedes apreciar. Hay que buscar la parte alta de los sumideros cercanos.

La Galería de Entrada tiene una fuerte pendiente y es muy resbaladiza, hay escalones tallados pero igualmente hay que extremar precaución. Seguidamente llegamos a la Galería de las Columnas Vertebrales, también con una buena pendiente y muy resbaladiza. Su nombre viene porque el suelo está formado por coladas por las que discurre el agua. Nosotros entramos con el sistema en carga y pudimos ver cómo el agua bajaba por ellas hasta llegar al torrente del Río Escamoteador, procedente de los sumideros exteriores. Este río circula de E a O hasta perderse por un sifón.

Cuando nos acercábamos al río pudimos comprobar hasta dónde se había llenado ese tramo de la galería, ya que el suelo formado de arena húmeda tenía residuos orgánicos del exterior. Cuando llegamos al río, vimos que eran más bien rápidos, cruzamos con precaución y seguimos.

Nos perdimos un buen rato, ya que seguimos unos hitos que nos llevaron a la parte alta de la cueva, de poco interés. A la vuelta seguimos el cauce de agua y acertamos, en verano ese curso puede que no exista. Encontramos un resalte pequeño por el cual bajaba bastante agua y llegamos así a un meandro activo. Seguimos por él, mojándonos hasta la cintura en algún punto, ya que se habían formado grandes charcos de agua y barro.

Lamentablemente llegamos a una galería repleta de pintadas de la gente. Animo a la gente que entre en la cueva y que tenga respeto por el medio ambiente, a que limpie una de esas pintadas. Al cabo del año y con las incontables visitas que recibe, puede que esa galería vuelva a ser la que era. Esa cueva se merece un respeto cómo todas las demás.

Pocos metros más adelante, llegamos a un punto bajo, que estaba completamente inundado, así que empezamos a retroceder.  Nos quedamos en la curva antes de llegar a la Galería de la Cascada. Tampoco estuvimos mucho tiempo en la zona acuática, ya que en el exterior seguía lloviendo y ya había bastante agua circulando. Dedicamos más tiempo en hacer fotos en las galerías principales, las cuales estaban lejos de ser inundadas.

Más adelante volveremos y terminaremos la visita, aunque nos quedamos con buen sabor de boca al verla en pleno auge, rebosando agua por todos lados.

Gracias Jorge de Izanatur por tus indicaciones!

Sarai

 

 

2 comentarios sobre “CUEVA DE LOS TOCINOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.