Summer Holidays 2019

Este año cada uno por un lado!

Mientras Vicent estaba barranqueando por Suiza, yo estaba junto con mi amiga Carla y mi primo Jordi por Pirineos haciendo alpinismo, barrancos y espeleo. Un montón de opciones para no aburrirnos ni un momento!

Salimos el sábado 10 de agosto desde Tortosa Carla y yo, mientras Jordi salía de Barcelona. Nos encontramos por la carretera e hicimos un café para comentar la jugada, ya que por la tarde íbamos a hacer el Barranco del Miraval.

Barranco Miraval Inferior 10/08/19

Dejamos un vehículo en la población Hospital de Tella (dirección Bielsa) y el otro en la pista dirección Estaronillo, aunque un poco antes hay que coger un desvio hacía Miraval, sitio dónde hay que pagar 3€ por circular.

La sorpresa fue cuando nos cambiamos e hicimos la aproximación, que eran unos 20 minutos cuesta abajo, y nos encontramos unos cuantos grupos de empresa subiendo a pleno mediodía. Nos parecía raro, porque pensábamos que la parte más interesante era el Miraval inferior, pero se ve que no… nos equivocamos con los tracks e hicimos la parte inferior, que carece de interés en esta época.

Eso significa que tendremos que volver para hacer el tramo superior y ver la zona de los oscuros.

El barranco tiene algunos resaltes que no presentan ningún problema con caudal de estiaje y tampoco tiene ningún rápel. El agua está fría y hay algunos saltos opcionales.

Estuvimos alrededor de 2 h y el retorno fue inmediato.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ruta Bachimala 11/08/19

El domingo era de esos días que daban una meteo pésima en todo el Pirineo, aún así intentamos hacer algo.

La previsión era hacer la cresta de la Munia por Petramula, pero nos encontramos con un cartel en la pista que decía que se tenía que pagar en Bielsa y que sólo podían acceder vehículos 4×4. Fuimos a Bielsa y allí nos encontramos una pareja que les habían multado. Entonces ante la duda, decidimos cambiar de sitio e irnos al Valle de Chistau en San Juan de Plan. Dormimos en el refugio de Tabernes (cuidado con la pista de acceso! está muy jodida…aún estoy sudando ahora).

Al levantarnos estaba ya todo muy tapado, pero decidimos intentarlo igualmente y si la cosa empeoraba daríamos la vuelta, por lo menos estiraríamos las piernas. La ruta escogida era el Gran Bachimala por la cresta de Punta del Sable.

El único sitio que reconocimos fue el Collado de Señal de Viadós debido a la densa niebla que nos acechaba, el GPS no iba nada fino, cosa que hizo perdernos en varias ocasiones. Luego la niebla se convirtió en viento, lluvia, truenos… y sin ver dónde íbamos sólo podíamos retroceder. Empezamos a bajar hasta encontrar la vía normal al Bachimala.

Finalmente cuando llegamos al puente de madera que cruza el barranco de Gorgas de la Pez, el día se despejó y nos dejó ver por dónde habíamos ido. Una pena, pero ya tenemos la excusa para volver, es un valle poco transitado y se agradece.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Barranco Viandico + Furco 12/08/19

Al día siguiente nos cambiamos de valle, pero de camino aprovechamos para hacer algunos barranquillos clásicos y encontrarnos con unos compañeros de Tales de Carla.

Empezamos por el barranco del Viandico que es el primero que nos encontramos en el camino. El barranco se sitúa en el Cañón de Añisclo y para acceder a él desde Escalona hay que coger la pista en sentido único hacia el mismo cañón hasta encontrar el primer parking dónde dejamos un vehículo. Como no había sitio para estacionar el otro coche, obligatoriamente hicimos combinación de vehículos y de paso nos ahorramos un trozo de ir y volver.

Entramos al barranco desde un puente, sitio dónde nos pusimos los neoprenos, aunque realmente hasta la surgencia no hacía falta, porque estaba todo seco y ponzoñoso. Hicimos un rápel obligado de 7 m y de ahí andamos hasta encontrar la surgencia de agua extremadamente fría. A partir de ahí hay que ir superando los resaltes, algunos saltos y disfrutar de las bellas formas del barranco hasta llegar al último rápel de 10 m, que no hicimos porque estaban todas las instalaciones cogidas por los grupos de las empresas (algunas inventadas y todo).

Salimos del barranco y nos fuimos a Fanlo para comer algo y despedirnos de nuestros compañeros, ya que ellos iban a hacer el barranco de Gloces y nosotros decidimos por la hora que era hacer el barranco del Furco en Broto y hacer camino.

Aparcamos al puente de abajo y emprendimos la subida. Delante llevábamos una empresa que ralentizó nuestro progreso y lo pagamos caro con largas esperas y el frío. El barranco consta de un rápel de 25 m y otro de 10 m seguidos, en esta época con el agua de las badinas bajo mínimos. Luego hay varios resaltes entre sus bonitas formaciones hasta llegar al tobogán de 7 m o salto de 10m, sitio dónde esperamos junto con nuestro amigo Frío. Aún esperando tuvimos que coger la instalación apartada del agua para poder descender el último rápel de 25 m (algo más largo por esa instalación). En 5 minutos estábamos al coche de nuevo.

Intentamos secar el material y fuimos al pueblo a por provisiones, ya que al día siguiente teníamos el plato fuerte de las vacaciones.

Dormimos en Torla, ya que en Bujaruelo hacía mucho viento y complicaba la preparación del material.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cresta de los Gabietos + Taillon 13-14/08/19

Dejamos el vehículo en el parking de Bujaruelo y empezamos la expedición con el material necesario para hacer noche en la Brecha de Rolando a 2.804 m de altitud.

Salimos en dirección al Puerto de Bujaruelo y después de subir el primer collado llegamos al barranco dónde teníamos que desviarnos a la derecha por el enorme pedregal.  Allí el camino no era nada visible y había una fuerte inclinación, poco a poco nos fuimos desviando a la izquierda para poder pisar tierra. En breve nos encontramos con la sendera que viene del Puerto de Bujaruelo, mucho más marcada, otra opción para acceder a esta ruta aunque más larga. Desde allí cogimos otro pedregal en dirección la Forqueta de los Gabietos.

Ya en la Forqueta, pudimos ver Faja Escuzana y la arista SO de los Gabietos. Enfrente el barranco de los Gabietos y al fondo Tendeñera y el pico Otal.

Tuvimos que bajar un poco para emprender el otro gran pedregal hacía el Collado SO de Gabietos. Se trata de una pedrera infinita, incómoda y peligrosa, sobretodo en los tramos finales dónde necesitas todas las extremidades para subir.

Una vez allí, visualizamos la ruta y emprendimos la marcha. La cresta está calificada cómo PD+, porque tiene pasos de II o II+, aunque cabe indicar que los pasos son muy aéreos y la piedra muy mala. En varias reseñas vimos que era una cresta perfecta para iniciarse, personalmente creo que no lo es en absoluto. Tampoco es una cresta para ir con todo el material de vivac a cuestas, ya que el equilibrio es clave para superar los bordes de la aristas. Durante la subida tuvimos algún susto con la piedra descompuesta, pero no quedaba otra que seguir adelante, sería mucho peor intentar bajar. Invertimos mucho tiempo para hacer la cresta hacía el Gabieto Occidental (3.035m), pero lo recuperamos en el siguiente tramo de cresta hacía el Gabieto Oriental (3.031m) que era muchísimo más fácil y menos aéreo.

Objetivo conseguido!

Nos dimos un corto respiro y liberamos tensiones, aunque al llegar a la cumbre vimos que se nos había hecho tarde y decidimos no continuar la cresta hacia el Taillón y buscar alguna sendera que nos condujera hacia la Brecha de Rolando, sitio dónde íbamos a dormir. En el Cuello de Gabieto empezamos a bajar pegados a la roca intentado pisar lo mínimo la descompuesta pedriza. Mediante el GPS localizamos una sendera algo difusa, que seguimos hasta el Collado Blanco, dónde vimos claramente la sendera que viene desde Góriz (empezamos a ver gente después de muchas horas solos).

Desde allí seguimos los hitos y finalmente vimos la preciosa Brecha de Rolando, última subida por el pedregal y a buscar el vivac. Los de la parte sur estaban todos ocupados, en cambio en la parte francesa estaba el que buscábamos. Nadie había acampado ahí porque al ser cara Norte hace más frío, aunque las vistas son increíbles, más aún, porque pillamos inversión tèrmica y tuvimos la suerte de deleitarnos con un perfecto mar de nubes.

Una vez allí montamos el chiringuito que llevábamos a cuestas durante toda la ruta y preparamos la cena. Lo único que queríamos era meternos dentro del saco, ya que la temperatura había descendido rápidamente cuando dejamos de ver el Sol. Dormimos bastante pese a la incomodidad, nos levantamos pronto e hicimos un café con vistas al paraíso. Recogimos todo y hacía el Taillón, esta vez no se iba a escapar.

El cansancio hacía mella en el cuerpo, emprendimos la subida pasando por la Falsa Brecha, El Dedo, la Punta Bazillac y finalmente el Taillón (3.144m). Cómo era pronto estuvimos ahí un buen rato comiendo algo y observando la curiosa marmota de la cumbre.

De nuevo, objetivo conseguido!

Quedaba TOOOOODA la bajada, que fue eterna por el Puerto de Bujaruelo. Los pies ardían y las rodillas sonaban a falta de aceite.

Finalmente llegamos el miércoles a las 15 h a la furgoneta, y por supuesto, nos comimos una Hamburgeruelo bien merecida en el Refugio de Bujaruelo.

La tarde la dedicamos a asearnos que falta nos hacía… :s

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cueva Santa Elena 15/08/19

Al día siguiente fuimos en busca de la Cueva de Santa Elena, parte final del Sistema Arañonera. El Sistema posee 42 km de recorrido y 1.400 m de desnivel aprox. con diversas bocas de entrada.

Tenía ganas de volver, ya que en las dos veces que estuve no disfrute la parte final de la cueva. Una vez por ir rápido y la otra por sufrir un incidente que hizo que estuviéramos más horas de lo debido.

En unos 20 minutos ya estábamos en la cueva, dónde ya se notaba el gran contraste de temperatura. Nos pusimos la parte de abajo del neopreno porque te mojas en varios puntos y sus aguas gélidas rondan los 4 grados.

La primera parte son las estrecheces con fuertes corrientes de aire que muestran la magnitud del sistema. Empezamos por el Paso del Cuatro, impresionante con esa fuerte corriente que hace complicado hasta abrir los ojos. Luego hay un trozo arrastras por unos laminadores dónde también se nota esa fuerte corriente. Una vez superado la zona más penosa proseguimos hasta encontrar la E20, que descenderemos por una de sus tres instalaciones.

Ahí fue cuando pude disfrutar de la cueva, de su inmensidad y de las formaciones que nunca había podido observar antes con detenimiento. El camino seguía río arriba, superando pasos entre bloques hasta llegar a los Pasamanos (que divertidos!). Aún llevando el neopreno cuando llegamos ahí, todos preferimos usar los pasamanos. Cuando ya llegábamos a la confluencia de vías nos encontramos con un hombre que hacía la travesía en solitario. Al principio pensamos que era del grupo de exploradores, pero luego ya vimos que iba solo. Bajo mi opinión, no comparto la práctica de espeleo en solitario con los riesgos que conlleva.

Intenté ir por los pasamanos que iban por la Vía Mojada porque no tenía ganas de nadar, pero retrocedí al llegar al primer punto y ver que las instalaciones estaban muy oxidadas y viejas, las cuerdas aún estaban medio bien.

Paramos a comer con punto caliente, pero nos quedamos tiesos en breve, así que rápido emprendimos la marcha hacía fuera. Estuvimos alrededor de 4 h. Recomiendo su visita para ver su magnitud, ya que cuando estas haciendo la travesía puede pasarte por alto.

Por la tarde nos cambiamos al Valle d’Ossau.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cueva Eaux-Chaudes 16/08/19

La intención ese día era entrar al barranco Canceigt, pero por circunstancias cambiamos y nos fuimos a la Cueva Eaux-Chaudes situada en el pueblo Eaux Chaudes.

No voy a extenderme, ya que a la semana siguiente volvimos a la misma zona y entramos de nuevo. Habrá crónica en otra entrada.

En dos líneas, cuando entramos este día tuvimos que dar la vuelta por seguridad, ya que la cueva iba en carga y era mejor no arriesgar sin conocer bien el drenaje de la cavidad.

Barranco Canceigt + Gorgol 17/08/19

Último día de actividad!

Al final nos decidimos por hacer el Canceigt, el día antes dimos la vuelta porque pensamos que estaría bajo de caudal y el vertedero de aguas residuales del pueblo estaría en pleno auge, pero no fue así.

Cuando llegamos al parking de arriba después de dejar un vehículo abajo, nos encontramos con varios grupos de empresa que nos confirmaron que todo estaba bien. Nos cambiamos rápido y conseguimos entrar los primeros evitando largas y frías esperas.

Lo primero que encontramos fueron varios resaltes, toboganes y saltos pequeños. La verdad es que la reseña que llevábamos no era muy concreta. Luego ya encontramos un R4 opcional que decidimos superar por su izquierda y destrepar por una cuerda con nudos para hacer el salto de 3m aprox. En breve nos encontramos con el R17, que fraccionamos por fuera del activo. Cuando lo vimos de abajo nos dimos cuenta que se podía hacer desde arriba por el activo y sin fraccionar, pero eso igual nos hubiese dado problemas de recuperación. Al final encontramos unas bonitas gorgas y la gran estalactita de enredadera.

El barranco es muy estético, oscuro y con mucha vegetación y árboles caídos. Hay que tener cuidado con los resbalones. Las instalaciones estan en buen estado y cuenta con otras vías para caudal alto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Terminamos el barranco en 1 h y media, fuimos a por el coche y en busca del siguiente barranco de la tarde: el Gorgol. Este barranco está situado en el Valle de Tena en la población de Piedrafita de Jaca.

Con una aproximación de 20 minutos nos situamos en el inicio del barranco, nos cambiamos rápidamente porque había varios grupos de empresa detrás y entramos al barranco. El caudal era bajo.

Encontramos varios resaltes, pequeños saltos y algún destrepe hasta llegar al R9/tobogán, que es opcional si vas por el pasamanos y realizas el salto. Nosotros instalamos el rápel, porque el tobogán no era factible, ya que te quedabas encajonado al final por no tener suficiente empuje el agua. Seguidamente está el último rápel que descendimos por el activo, ya que no había ningún problema. Recuerdo que la primera vez que lo hice fue en mayo hará unos 3 años con mucho más caudal y descendimos por el activo, sólo hay que tener cuidado con la poza que puede generar una fuerte corriente y dificultar la salida.

Una vez abajo nos cambiamos y intentamos secar el material… de mientras va y pasa un trenecito lleno de turistas! No se quien flipó más, si los turistas o nosotros. 😮

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Último día y cómo no podían faltar unas fiesta de pueblo, esta vez en Biescas. Pudimos disfrutar de un espectáculo de motos y del toro de fuego mientras nos comíamos un bratsburg de la feria.

Para el día siguiente mencionamos el barranco Os Lucas, pero nos dio pereza y emprendimos el viaje de vuelta. Jordi se quedó una semana más y nos volvimos a encontrar en Biescas al finde siguiente.

Gracias Jordi y Carla por poder compartir estas vacaciones con vosotros, ha sido un pasote, me he reído un montón y también hemos apretado los dientes! Por muchas más historias a vuestro lado, gracias por ser como sois. 🙂 🙂 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *