EVALIA TOUR 3.0 2019

Iniciamos el tercer Evalia Tour del año con destino Cantabria, de nuevo, Albert Albesa, Vicente Barraquet y Sarai Ramirez. Esta vez con la intención de hacer dos de las grandes travesías de la zona, Calígrafos-Gándara y Caballos-Valle.

Debido a la inestabilidad de la meteo y que al llegar vimos el río Asón y la surgencia de Cubera con un caudal elevado, decidimos esperar a qué el tiempo se calmase para poder emprender estas largas travesías.

Así que el sábado 26 lo dedicamos a viajar y al día siguiente nos fuimos en busca de Cueva La Verde en Ríotuerto.

CUEVA LA VERDE 27-10-19

Esta cueva se sitúa en el municipio de Ríotuerto, en el Barrio de Arriba. Tiene un recorrido de 1,75 km y una profundidad de 31m según los datos del Espeleo Club Cántabro (SCC) y el Espelo Club Santander (SSS). Tiene una corta aproximación de 10 minutos. No hace falta llevar ningún tipo de material a parte del de progresión para los pasamos.

Lo primero que encontramos fue un destrepe entre piedras sueltas y huesos de animales que nos llevó al primer paso estrecho llamado El Estrujón. En ese paso hay una botella de agua y una esponja para sacar el agua del pequeño charco que se forma. No es tan estrecha cómo nos la imaginamos y pasamos sin ningún problema.

Fuimos avanzado por una zona de techos bajos que hizo que entráramos en calor rápidamente, hasta llegar a las grandes salas repletas de espeleotemas. La cueva es algo laberíntica, aunque el camino principal está muy bien balizado.

En breve llegamos al pasamanos que evita un desfonde en la parte derecha. Ahí ya empezamos a ver el curso del río, aunque sin agua. Llegamos al primer paso sifonante que estaba seco y con una arenilla muy fina, seguido por el segundo paso sifonante de iguales características.

Nos encontrábamos ya en la Sala de las Pisolitas y el Gran Salón, una sala de grandes dimensiones con bloques caídos y lapiceros que la adornan.

Tras andar un poco llegamos a la Galería de los Gours, de allí en adelante la parte más bonita de la cueva. Pudimos observar varias coladas muy activas y los gours repletos de agua. Nos tocó hacer malabares para no mojarnos en algunos puntos.

 

Nuestra incursión terminó en el Jacuzzi de Manulete, porque al subir la colada e intentar seguir el recorrido nos encontramos con el tercer paso sifonante repleto de agua.

Quizás entramos en la mejor época, ya que pudimos ver los gours rebosantes de agua y las coladas muy activas como pequeñas cascadas. Con algo menos de agua hubiéramos llegado a pasar al tercer paso sifonante, pero no hubiésemos disfrutado tanto de los Gours.

 

LA GÁNDARA 28-10-19

Este día decidimos instalar el pozo de acceso a la Sala del Ángel del Sistema del Gándara para la salida desde la otra entrada en Calígrafos.

La intención era instalar el pozo, hacer unas fotos y bajar por el Pozo del Oso de 50m situado a escasos metros de la entrada. Finalmente instalamos el pozo e hicimos fotos, dejando para otro día el Pozo del Oso, ya que sino hubiéramos salido a las tantas.

Cabe indicar que el pozo de 32m de acceso a la Sala del Ángel tiene un pasamanos muy bien equipado y  con cuerda fija que está en perfecto estado. Los siguientes fraccionamientos, una vez entras en la vertical son spits (importante montar el desviador).

Se precisa de una cuerda de 60, unos 10 mosquetones, un par de cintas y unas 10 chapas (tirando por arriba y dependiendo de cuanto se quiera fraccionar).

HOYO LLANECES 29-10-19

La sima Hoyo Llaneces se encuentra en Arredondo, subiendo por una de las calles del mismo pueblo. También se puede acceder por Ruesga. Tiene una profundidad de 102m y un recorrido de 577m, fue explorada por los franceses y posteriormente por el SCC; seguramente hay mucho más metros de recorrido, ya que la topografía es muy antigua.

La aproximación son unos 10 minutos, hay que abrir un cercado y entrar cuidadosamente por el camino. Extremar las precauciones con el toro y las vacas. Es muy evidente dónde sen encuentra el agujero, aunque hay que bajar una rampa muy empinada que resbala muchísimo.

Ya en su interior nos encontramos  una sala fósil y en un pequeño rincón de la derecha, dónde se escucha el ruido del agua, encontramos el primer pozo de 15m regado en sus últimos metros. Seguidamente está el siguiente pozo de 7m con un pasamanos de acceso. Con una misma cuerda de 30m sería suficiente.

Aterrizamos en una sala grande con formaciones fósiles y varios desfondes en los lados, pues en uno de estos hay que encontrar el paso que da al siguiente pozo. Este pozo de unos 11m tiene un pasamanos de acceso y termina en una gatera horizontal descendente.

Al salir del pequeño agujero llegamos a una repisa grande y al último pozo de 5m, aunque hay que instalar un pasamanos largo porque la repisa es una colada hueca por abajo y muy frágil; con una cuerda de 15m sería suficiente. Mientras bajamos el pozo, a mano derecha vimos una pequeña cascada que en época de lluvias debe estar mucho más activa.

Y allí empiezan las grandes galerías de cómodo acceso y suelo arenoso, dónde podemos observar los conductos de formación hipogéncia. Pudimos visitar toda la cavidad y todos sus rincones realizando varias fotografías en el trayecto. La verdad es que es un sitio muy intrigante, aunque hay que tener especial cuidado en época de lluvias.

Al salir ya por la tarde nos encontramos con mi primo Jordi, quién tras unas cervezas nos convenció para que al día siguiente fuéramos a por la grande Calígrafos – Gándara. Él sería quien nos llevaría y nuestro soporte exterior. Agradecerle su gran apoyo, ya que sin él no hubiese sido posible. Mil gracias primo!

 

CALÍGRAFOS- GÁNDARA 30-10-19

Esta travesía tiene un recorrido de 12 km con un desnivel de 638m, respeto los 100km que posee el sistema.

El inicio de la aproximación a Calígrafos se sitúa en el punto más alto del Puerto de la Lunada de Burgos a 920msn, dónde en su mismo collado se deja el vehículo. Nosotros hace un par de años estuvimos allí para reconocer la primera parte de la travesía, ya que por lo que leímos es un sitio laberíntico, aunque pudimos comprobar que todo estaba perfectamente señalizado, evitando posibles perdidas.

Bien, nos levantamos pronto y nos dirigimos a La Gándara para dejar ahí nuestra furgo esperando en la salida. Organizamos todo, cogimos el material y nos dirigimos con Jordi hacía el punto de inicio en Portillo de la Lunada, a unos 30 km en coche (40 min).

Una vez allí emprendimos la aproximación que nos costó unos 35min muy cómodos (ojo los resbalones con la hierba y las heces de vaca) .  La meteo era favorable y no llovía desde hacía 5 días, así que adelante. Nos equipamos y nos adentramos en el laberinto de estreches y techos bajos!

Voy matizar algunos puntos de los tramos de la travesía según el trabajo del grupo Katiuskas y GEGET sobre la integral. Tampoco entraré en detalles, ya que su trabajo habla por sí sólo, únicamente puntualizar posibles dudas que puedan surgir a los espeleólogos que la realicen.

El primer tramo es Calígrafos- Jonction, con laminadores de techos muy bajos y una inclinación del 7% que te obligan a ir a cuatro patas o agachado.

Algunos descansos entre techos bajos.

Una de las partes más incómoda de la travesía. En este tramo pasamos por la Galería du Lézard y varios caos de bloques, uno de ellos con un R4 (cuerda e instalación en malas condiciones). Hay muchos puentes de barro frágiles que hay que respetar y bordear. En breve nos encontramos en el Jonction, dónde anotamos nuestro rumbo en la libreta del ESOCAN, puesta allí para facilitar las labores en caso de accidente.

El segundo tramo es Jonction- Río du Tigrue, dónde primero nos encontramos con el Río Conjugasion y la surgencia de la Cueva de Bustalveinte.

Gracias al balizado del sistema la progresión es muy rápida.

Siguiendo las marcas en dirección Tangente Verde, encontramos la Galería Bouillon con bellas formaciones que nos conduciría hasta la Salle de la Sardine, de grandes dimensiones, hasta pinchar el esperado Río Du Tigrue. Cabe indicar que hay algún paso de fe, que con ayuda se supera sin problemas; hay una cuerda quitamiedos, que está instalada sobre un pequeño bloque.

El tercer tramo es Río du Tigrue- Salle de la Sardine. En la primera sala de suelo arenoso hicimos la primera parada, calculadas aproximadamente cada 3 horas, para comer el primer bocadillo.

Zona cómoda para hacer una parada.

En nuestro caso, el primer y segundo tramos los realizamos en buen tiempo, ya que estamos acostumbrados a las estrecheces en nuestra zona. En este tramo encontramos el Río Patillote y las Galerías Des Plaques a Vent antes de encontrar la Salle de la Sardine y el vivac 4. En estas galerías hay bonitas formaciones que las adornan.

El cuarto tramo es Salle de la Sardine- Río Viscoso. Siguiendo los hito desde la Sardine, muy importante en esta zona, encontramos la Galería Du Vieux Fusil, serpenteante y muy caótica. Pasada esta galería llegamos a la Salle du Scooter con su gran caos de bloques, que descendemos zig-zageando hasta encontrar el paso estrecho Étroiture. Este paso conecta Scooter con la Salle Catalane, otra sala caótica tra la cual encontramos el Río Viscoso.

El quinto tramo es Río Viscoso- Base del P50, sin duda la zona de progresión más penosa de la travesía, el Río Vicscoso se hace muuuy pesado… Hay muchos laminadores de techo bajo con desfondes considerables. La erosión del río hizo que el suelo de los laminadores quedaran agujereados y con desfondes de hasta 10m en algunos puntos. Es muy complicado progresar con el petate, ya que se va enganchando en cada agujero, haciendo que gastes mucha energía para ponerlo en su sitio. A continuación de los laminadores, encontramos los meandros, también con importantes desfondes y de difícil progresión. Siguiendo el camino, llegamos al P11 ascendente, con mucho barro en su inicio y peligro de caída de piedras en su cabecera. Este P11, unos metros más adelante lo volvemos a bajar, entiendo que por la parte de abajo del río no sería posible progresar. El equipamiento y la cuerda de este pozo está en mal estado, lo arreglamos en la medida de lo posible. En poco tiempo nos encontrábamos en el vivac 3, que no está montado sino recogido en una bolsa. Allí paramos para atacar el segundo bocadillo. Continuamos hasta el P50, perfectamente equipado e instalado en fijo con una cuerda en perfecto estado. Consta de tres tiradas, dos de ellas largas y con un desviador llegando a cabecera.

El sexto tramo es Base P50-Sala del Gran Pozo. Después de subir el pozo, llegamos a la Galería de Myottes, dónde hay que subir y bajar bloques prácticamente en todo su recorrido. También encontramos resaltes, pasamanos instalados en fijo (equipamiento y cuerdas en buen estado). Realizada la zona más entretenida de la travesía, salimos a la cornisa del Gran Pozo, dónde mientras progresábamos cayó una piedra al vacío… Tardamos tanto en escucharla repicar el fondo que nos quedamos los tres en silencio y mirándonos sorprendidos por tal abismo.

Cuando sales de la cornisa tienes que ir pegadito a la izquierda y anclarte a la cuerda quitamiedos. Continuamos avanzando hasta el P11 ascendente que tiene un par de desviadores en naturales, llegando al nivel superior de la galería. Tras algunos resaltes, encontramos el P15, fraccionado en dos tiradas, con unos pasamanos para asegurar el paso hacía la cabecera y evitar el desfonde. En breve estaríamos ya en los tubos freáticos perfectamente formados serpenteando por un suelo arenoso que lo hace especialmente agradable y divertido a la vez.

Para Vicent y para mi, era zona conocida, ya que la visitamos en Semana Santa de este año con nuestros amigos Ionel, Carol y Guillem. Pues ahí fue dónde nos perdimos, seguimos emocionados y eufóricos por la zona conocida pero en la dirección opuesta, hacia el Pozo Zabrum; otro impactante pozo con una preciosa cascada sin fin. Perdimos alrededor de 1 hora porque todo es muy semejante y confuso. Una vez encontramos el camino, nos dimos cuenta que si hubiéramos parado a mirar alrededor y hubiésemos visto el reflectante, en 5 min hubiéramos llegado al Vivac 1 dónde volvimos a parar 30min para centrarnos.

El séptimo y último tramo es Vivac 1- Cueva del Gándara. A partir de ahí, fijándonos bien y haciendo memoria fuimos progresando rápidamente por los grandes bloques de la larga Galería Crucille. De ahí ya sales por una ventana a la imponente Sala del Ángel, sus pasamanos ahora ascendentes y tres pozos equipados e instalados en fijo.

Sala del Ángel. Foto de la entrada anterior.

Nos encontramos en el pozo previamente instalado, que ahora tendríamos que ascender, desinstalar y sacarlo con nosotros. Aún teníamos que superar algunas gateras resbaladizas y el largo laminador del Delator. La salida del laminador nos dejó en la zona balizada de la Sala du Fisc, seguida por la Galería de los Alizés y finalmente el pasamanos que bordea el Pozo del Oso de 50m. Un par de rampas pedregosas para acabar de cansarte y ya estábamos en la pequeña salida de La Gándara.

Salida por La Gándara

En el retorno ya es conocido, en escasos 15 min estábamos cambiándonos en la furgo.

Menuda travesía! Entras en Burgos y sales en Cantabria, la mayor parte agachado o a cuatro patas.

Impresionante este imponente Sistema, que además te da ganas de volver una y otra vez, tiene tantos rincones espectaculares! Siempre me habían dicho que era muy fea esta travesía, a parte de larga y dura, pero puede comprobar que tiene una belleza especial, puede que por su dureza física hace que aprecies todo de otra forma. Personalmente la parte más dura el Río Viscoso.

Tiempo total de la travesía: 13h.

Gracias a Albert, Vicent, Jota y Jordi por hacer posible este objetivo. Muchas gracias también a Ionel por estar atento a nuestra progresión. Y sobretodo gracias y enhorabuena por el excelente trabajo del grupo Katiuskas, GEGET y GAEM por invertir su tiempo y sus ganas a ese gran Sistema.

 

CUEVA MUR 31-10-19

Anoche mientras salíamos de Gándara, llegaron Carla, Carol y Pedro.

En esta bonita cueva estuvimos hace 3 años.

TORCA DEL MOSTAJO 01-11-19

La Torca del Mostajo se encuentra a unos pocos km de Matienzo en el Monte Enaso. Debe su nombre a un gran mostajo (árbol) que hay en su interior. Es una de las entradas al Sistema de la Cubija o Vega Norte, sistema de exploración británica con casi 18 km de desarrollo y una profundidad máxima de 117m en la Torca del Regaton.

La sima tiene un pozo de entrada de 22m que te deja en una rampa de piedras, en la cual no paramos y continuamos instalando hasta otro pequeño rápel de unos 7m como máximo. La información no es muy precisa, ya que no encontramos una topografía detallada ni tampoco una ficha de instalación. Con una cuerda de 50 m sería suficiente para descender hasta las galerías.

Cuando llegamos a las galería nos dirigimos hacía la zona balizada, ya que hacía la otra dirección hay una gran sala fósil y se termina allí. Siguiendo el balizado llegamos al pasamanos de doble cuerda que bordea un gran desfonde, dejándonos en una cornisa.

La continuación es por un techo bajo que conduce a otra pequeña galería, y de allí al primer laminador estrecho de unos 10m (de suelo arenoso y nada incómodo). A la salida no pusimos de pie y recorrimos unas galería repletas de formaciones hasta llegar a la cuerda con nudos. Esta cuerda salva un resalte de unos 2m ascendente que se hace complicado para los bajitos, aunque hay una base de piedras que te ayudan a acercarte.

Seguidamente llegamos a la gatera de 8 m, también de suelo arenoso, pero esta vez más incómoda y angustiosa. Todos la superaron sin problema.

A la salida de la gatera estábamos en las galerías fósiles de la Cubija, muy cómodas y repletas de espeleotemas. Al no tener una topografía para poder orientarnos, fuimos siguiendo los hitos hasta llegar a un gran desfonde equipado con un pasamanos que al parecer llevaba unos años allí. Fuimos atrás sobre nuestros pasos buscando la ventana del pozo Golden Void, según lo que habíamos leído en otras crónicas.

Cuando lo localizamos, lo instalamos y algunos miembros del equipo bajaron por él hasta el nivel inferior, pinchando el río. El pozo de 40 m volado es espectacular y en sus últimos metros te cae una pequeña cascada de agua, esta vez sólo era un goteo, pero en época de lluvias debe ser una buena cascada. Mientras avanzaban por sus galerías inferiores, el otro grupo nos quedamos a hacer unas divertidas fotos disfrazados para celebrar Halloween o la Castanyada que le llamamos nosotros.

Una visita corta que nos dejo con ganas de investigar este peculiar sistema.

COVENTOSA

Para concluir nuestros días en Cantabria y dado que ya notabamos los signos del cansancio. Hicimos una corta entrada a Coventosa hasta la playa.

Nos despedimos de todos nuestros amigos, furgo y para casa.

Siempre es un placer visitar Cantabria, con vosotros más aún.

Sarai

2 comentarios sobre “EVALIA TOUR 3.0 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *